Comunicación en los museos: ¿transversalidad como factor clave?

By febrero 22, 2016GESTIONES

“La web social ha impulsado una democratización del contenido.
En este nuevo ecosistema digital la presencia del museo no se limita tan solo a sus propios canales,
sino también a las plataformas iniciadas por usuarios”.
–Elena Villaespesa

Los museos inherentemente han iniciado ese recorrido de aciertos y áreas de oportunidad a resolver; la tecnología conecta con una comunidad heterogénea, asimismo segrega a aquéllas que no cuentan con los recursos o la infraestructura para su acceso.

Eduardo López, fundador de ICALIA LABS, menciona que una de las áreas de oportunidad para consolidar una cultura digital en nuestro país (México) es, “la parte educativa en términos tecnológicos es elemental para que las futuras generaciones sean más abiertas y propensas a utilizar tecnología dentro de sus actividades en el día a día”.

El Informe sobre Tendencias Sociales y  Educativas en América Latina 2014 afirma que las escuelas (espacios educativos) son donde los alumnos tienen mayor acceso a internet; dicho factor incide directamente en la cultura digital (y en el aprendizaje): “nuevos desafíos e implicaciones entre lo pedagógico en relación a la tecnología; nuevas formas de aprender y producir conocimiento, nuevos saberes en circulación, lo que impacta la relación entre docentes y estudiantes”. El Informe posiciona a América Latina, como la región en el mundo donde se ha generado mayor avance en la implementación de políticas públicas digitales, asimismo se enfrenta a la dicotomía, de la creciente desigualdad que aumenta en el continente y que afecta en la consolidación de una ciudadanía digital. En los últimos años, el concepto aprendizaje móvil cobra fuerza (los teléfonos celulares representan en determinadas regiones, la única vía para tener acceso a Internet). El aprendizaje móvil, pretende innovar en los procesos pedagógicos y su inclusión a través de diversas plataformas móviles.

En México, la población que tiene acceso a internet, solo representa el 40%; el resto (60%), se encuentro en un rezago digital que le impide formar parte de la ciudadanía digital que lleva un par de años gestándose. La interrogante que surje a partir de tales cifras, es ¿a quién se dirigen los museos cuyo ámbito territorial se ubica en ese 60%? ¿implementan el uso de aplicaciones para conectar virtualmente con comunidades que territorialmente se encuentra relativamente distantes? ¿la estrategia digital va ligada a una serie de acciones desde una perspectiva global?

Los museos adquieren el reto de deconstruir la información percibida por sus usuarios; ésta debe ser aplicada a diferentes plataformas tanto físicas como virtuales. Este hecho singular posibilita a los espacios a innovar en los diferentes ámbitos que lo conforman, pero principalmente en lo referente a cómo se comunica/transmite la información.

Elena Villaespesa, analista digital en el Metropolitan Museum of Art, nos comparte, “la tendencia actual es crear contenido que pueda ser consumido a través de diversas plataformas y medios. La ventaja de esta transversalidad de contenido es el alcance potencial a un mayor número de usuarios y diversidad de públicos más allá de las propias plataformas virtuales del museo”.

¿Cómo diseñar la aplicación efectiva para lo que el museo busca transmitir? Eduardo de ICALIA LABS menciona tres elementos claves: “El usuario, el problema/oportunidad y la tecnología con la que se construirá. Sin estos elementos el producto puede ser que fracase. Sin los primeros 3 no se tendrá algo de impacto siquiera.”

En México, el usuario digital, es un perfil cada vez más joven; la posibilidad de que esos usuarios a futuro estén posibilitados en crear apps de acuerdo a sus intereses y preferencias está latente; Eduardo enfatiza al respecto que “aún requiere de tiempo pero ya hoy en día vemos como las aplicaciones se adaptan a las preferencias, compras y comportamiento de las personas. No falta mucho que exista un grado de ‘customización’ en lo que queremos ver en nuestros dispositivos con tal flexibilidad que sea algo sólo para esa persona que lo usa”.

Por su parte, Elena comparte su perspectiva, “las tendencias generales de internet muestran como cada vez un mayor número de usuarios utilizan la tecnología móvil para acceder a información. Este año Google anunció que actualmente en algunos países ya se realizan más búsquedas en móviles que a través de ordenadores. Estas tendencias se reflejan en los visitantes de los museos. En el Metropolitan Museum of Art, un 91% de los visitantes traen un smartphone o tableta al museo.

Un guiño al futuro

La creación de apps “customizadas” empieza a vislumbrarse, CulTime es un ejemplo de ello. Proyecto ganador de la primera edición del Premio Internacional  a la Innovación Cultural del CCCB es una red/aplicación cuya finalidad es conectar con usuarios a través del tiempo.

“Cada usuario propone una actividad cultural para realizar acompañado de otras personas. Para cada experiencia que se haya propuesto, el usuario ofrecerá un número determinado de sus unidades de tiempo y, una vez que se concluya el intercambio, recibirá unidades de tiempo que podrá emplear en participar en  experiencias ofrecidas por otros usuarios.  CulTime es una aplicación pensada en un segmento joven, un tanto desconectado de los museos;  la dicotomía a la que los museos se enfrentan en la actualidad. El segmento posibilitado en utilizar todo tipo de plataformas virtuales es el que menos se siente  atraído a lo que estos ofrecen”, afirman  Eleona, Christine y Paloma, creadoras del proyecto.

Eduardo de ICALIA LABS, comparte una posibilidad de comunicación a futuro, resultado del vertiginoso avance de la tecnología, “dispositivos móviles tradicionales como los smartphones se quedarán cortos. Esta generación está demandando la experiencia de los videojuegos y artefactos cada vez más complejos: Oculus Rift, Vestibles como iWatch o interacciones que puedan ser capturadas con los aparatos desarrollados por Xbox o Wii U serían de mucho impacto para estas generaciones. Sin embargo, nada de esos aparatos tendrá valor y experiencia para el usuario si no se considera el software y lo que ese software producirá. Siempre he dicho que la oportunidad en el mundo de software es más grande que la del hardware. Por cada hardware que surge e innova, se producen N innovaciones más en software dentro de ese aparato. Esa es la naturaleza”.

¿Cuál es el reto para los museos al implementar una infraestructura digital?

En México un aspecto a destacar es la frágil gestión que padece el sector, ligado a políticas públicas digitales en proceso; pues éstas repercuten directamente en la consolidación de una ciudadanía digital y el innegable rezago digital que afecta al 60% de la población.

El reto para los que desarrollan productos de tecnología; potenciar el factor de sentido humano.  Tal como lo mencionó Nicholas Imondi, diseñador en ICALIA LABS, “el proceso creativo va muy ligado a la psicología. Los creadores tienen, que pensar cómo funciona el cerebro al momento de interactuar con un dispositivo o virtual”. Para Nicholas, la psicología Gestalt, es la herramienta base en el proceso creativo en lo que a experiencia del usuario, se refiere. Lo que caracteriza a esta filosofía, es la posibilidad que da a la persona de ser consciente del presente; prioriza en valores como el auto respeto,  auto-responsabilidad, la honestidad y el desarrollo. Antepone la espontaneidad al control y el sentir a la racionalización, entre otros. Valores claves para transmitir que la tecnología, ligada a un diseño responsable, brinda infinitas posibilidades de desarrollo.

Las tendencias del sector priorizan que el software de acceso libre fortalecerá el perfil de usuarios digitales. En México, el sector privado ha mostrado interés en la creación de programas para la educación digital; factores que inciden en  la consolidación de un ecosistema virtual, que cada vez es más  integral… los museos serán digitales.

 

Raúl Elizondo

Raúl Elizondo

Máster en gestión cultural dedicado a la vinculación y gestión de proyectos. @rauli82

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

En NodoCultura indagamos en los terrenos comunes y los escenarios de contradicción de los museos y el patrimonio.

Nodo es concentración, acuerdo, ruptura, convergencia, cruce, pausa, tensión.