Currículum oculto y pedagogías invisibles ¿cómo es en el museo?

Currículum oculto refiere al término que Philip Jackson puntualizó en su libro La Vida de las Aulas, de finales de los años 60. Este concepto se diferencia del discurso explícito que manejan las escuelas, visto como un sistema público que plantea una serie de objetivos, contenidos y acciones que programáticamente se desarrolla durante un ciclo escolar a partir de un currículum oficial.

Por otro lado, el currículum oculto incluye una serie de relaciones que subyacen y que pretenden perpetuar y posicionar determinada ideología del poder, la alineación de una clase social, la defensa de una religión, raza, identidad, género, cultura, entre otros. Es una especie de modo latente que se activa y transmite la información a través de las prácticas, actitudes, discursos cotidianos, tareas, instrucciones en un sistema de creencias establecido por la sociedad en la que se desarrolla la comunidad escolar.

A partir de ambos tipos de currículos, los maestros y sus alumnos llegan al museo con una doble perspectiva que marca pautas definidas en relación con las prácticas y aprendizajes que se llevan a cabo al interior de este espacio, sean visitas guiadas, recorridos libres, talleres, cursos, pláticas, etc.

¿Los museos tienen también un currículum oculto? ¿Cómo participamos de este proceso?

Dentro de la definición que el ICOM (Consejo Internacional de Museos) plantea del museo, se incluye como uno de sus fundamentos el educar: Escuela y museo comparten objetivos educativos y programas que, muchas veces, se relacionan con los contenidos presentados en las salas de exhibición. Así, las áreas educativas y sus colaboradores replican muchos de los modelos (a veces bajo un paradigma conductista y en otros constructivista) de la escuela en cuanto a las formas en las que transmiten los conocimientos y diseñan las actividades para los diversos públicos, que también permea a otros visitantes no escolarizados.

Si indagamos sobre el concepto de currículum oculto, habremos de incluir también el término Pedagogías Invisibles, acuñado por María Acaso[1], el cual se incluye en el ámbito museístico a través de las pautas de comportamiento de visitantes y profesionales, las relaciones de poder en la estructura de trabajo jerárquico o las reglas que se dictan en relación a las temáticas expuestas. Esta pedagogía invisible (con todas sus relaciones) se puede examinar en las obras que se exponen en los museos a partir de sus símbolos (colores, gestos, signos, composición, formas, imágenes, etc.) y lectura museográfica (disposición, énfasis, etc.). Todo el conjunto nos transmite mensajes que posiblemente estén implícitos, pero que al interpretarlos descubrimos aspectos del sistema de creencias establecido; al hacerlo consiente, lo hacemos visible, e idealmente se modifica la repetición sistemática por la comprensión.

Encontramos estos códigos de currículum oculto o pedagogía invisible, a través de:

  • Los sistemas políticos (centralismo) al colocar a una cultura en un lugar privilegiado del museo en una posición diferente al resto de grupos y todo lo que ello implica.
  • Los estereotipos de género que se ven reflejados en el predominio de hombres al frente de los altos puestos o direcciones de museos y/o en la generalidad de las exposiciones de autores y artistas hombres.
  • El sistema de razas o clases con los museos ubicados en edificios históricos que tienen una gran carga ideológica y social que puede propiciar que ciertos grupos sociales se sientan limitados para acceder al sitio y a su contenido.
  • Los sistemas religiosos en los museos, vinculado a temas sociales en donde no tienen eco determinadas expresiones artísticas o expositivas por referirse a temas vistos como tabú.
  • Los sistemas de poder económico a partir de una arquitectura excepcional, museografía impresionante y sistemas de gestión con modelos extranjeros.
  • Los modelos culturales polarizados, academicistas, prehispánicos, colonialistas, eurocéntricos. En un sentido similar, los paradigmas culturales al referirse a ciertas pueblos como “Altas Culturas” y como predominantes sobre otros.
  • Las relaciones de poder entre el museo y los visitantes, cuando vemos que el educador o guía del museo, que es quien “sabe” y explica al que “no sabe” los contenidos del museo.

Aquí se incluyen tres aspectos importantes: El tiempo por que parte de este currículum oculto se lleva a cabo en diversos niveles temporales, tanto en tiempo real en el museo antes, durante y después de la visita; otro el del pasado que habla a través del patrimonio expuesto, su museografía y cedulario; además de ciertos discursos que perpetúan en tiempo histórico contenidos por varias generaciones a través de palabras, ideas, e imágenes.

El segundo es el espacio, fundamental en el museo, ya que es en donde suceden las acciones. Conformado por su arquitectura y distribución de áreas de manera funcional, marca desde el principio su concepto, desde su uso original hasta las adaptaciones subsecuentes, el discurso museográfico que destaca determinadas piezas las piezas, el mobiliario (bodegas, salas de exhibición, dirección, biblioteca, talleres, auditorio, etc.), así como las actividades que pueden desarrollarse en ellos.

El tercer elemento es el cuerpo, aquél de quien experimenta, siente, ve, percibe, interpreta. Recordemos nuestro recorrido por una exposición, incluso antes, el mismo título que tiene nos marca un tipo de lectura o acercamiento a partir de lo que no se dice con las palabras, los guiones que conforman los temas de los que se va a hablar también proponen lecturas ocultas a partir de lo que se dice o de lo que no se dice, el tipo de recorrido que llevamos a cabo, lo que nos mueve, nos llama la atención, nos inquieta, aunado a nuestra propia formación escolar con su propio currículum oculto, las experiencias y conocimientos previos.

¿Existe una intencionalidad en la conformación del currículum oculto? ¿es una reproducción heredada del pasado?

Concienticemos que el desarrollo del trabajo dentro del museo o como visitante de éstos, tenemos un modelo teórico-práctico, estético, educativo que marca nuestro actuar y en el que se encuentra también un currículum oculto y que podemos indagar en éste, en sus diversos niveles y microdiscursos, desde lo personal, profesional, el trabajo de equipo, con otras áreas.

En el ámbito museístico ¿qué discursos educativos articulan realmente nuestra práctica? ¿qué gestos replicamos y cuáles de ellos implican realmente accesibilidad y posibilidad para nuestros visitantes? ¿qué ideologías comunicamos y qué signos se encuentran subyacentes? Cuando más familiarizados estamos con aquellos elementos que manejamos en el día a día en el museo, vamos poniendo en ese ámbito invisible muchas prácticas, ideologías, tendencias que permitirán vernos desde todos los ámbitos posibles, cuerpo, espacio, tiempo, múltiples descubrimientos del currículum oculto. Nuestra intención: establecer prácticas educativas en el museo cada vez más conscientes y transparentes.

 

Referencias

Acaso, María. Pedagogías Invisibles. El Espacio del Aula como discurso, España: Editorial Catarata, España, 2013.

Acaso, María y Silvia Nuere. “El Currículum oculto visual: aprender a obedecer a través de la imagen”, Arte, individuo y sociedad, vol. 17, Madrid: Universidad Complutense de Madrid/Ces Felipe II de Aranjuez, 2005.

Jackson, Philip W. La vida en las aulas. Madrid: Morata. 1992.

 

[i] Acaso, María y Silvia Nuere. “El Currículum oculto visual: aprender a obedecer a través de la imagen”, Arte, individuo y sociedad, vol. 17, Madrid: Universidad Complutense de Madrid/Ces Felipe II de Aranjuez, 2005.

Patricia Torres Aguilar Ugarte

Patricia Torres Aguilar Ugarte

Educadora en museos con experiencia de más de veinte años en el desarrollo de proyectos expositivos, programas educativos y publicaciones. @patytorresau

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

En NodoCultura indagamos en los terrenos comunes y los escenarios de contradicción de los museos y el patrimonio.

Nodo es concentración, acuerdo, ruptura, convergencia, cruce, pausa, tensión.