De los recursos didácticos en el museo a la mediación y la experiencia [Parte 1]

Los “recursos didácticos” integran elementos, objetos o estrategias que el maestro utiliza como detonante, refuerzo o complemento de un proceso que apoya las actividades educativas, en función de los conocimientos o contenidos que los estudiantes van a trabajar y que contribuyen a la construcción de su propio saber.

Pere Marquès describe los recursos didácticos como “un sistema simbólico (textos, sonidos, imágenes); [que incluyen] un contenido material (un software) que se presenta de determinada manera; que se sustentan en un soporte o plataforma (el hardware) que actúa como mediación para acceder al contenido; y crean un entorno de comunicación con el usuario del material, propiciando unos determinados sistemas de mediación en los procesos de enseñanza- aprendizaje”[1].

Éstos cumplen una función mediadora entre el contenido de aprendizaje y el estudiante, sirviendo como punto de encuentro y detonante de saberes a través de distintas acciones, siendo las principales y más recurridas: la observación, comparación, análisis, planteamiento de hipótesis y reflexión. Los profesores pueden integrar dichos recursos didácticos con materiales y otros medios que ya existen en el entorno, familiar, escolar, comunitario, social y por supuesto en el museo.

La posibilidad de innovación en el diseño, desarrollo y uso de estos recursos se ha enriquecido en las oportunidades que nos plantea la Era Digital, donde la información es accesible desde diversos lugares, en una variedad de formatos, y en donde los procesos de apropiación de la cultura y la experiencia educativa toman un carácter más participativo y dinámico. Actualmente, podemos ver integradas estas nuevas alternativas frente a otras más tradicionales; el momento es propicio para potenciar ambos, para formar ciudadanos abiertos a explorar y aprender a través de diversos medios.

Como maestro ¿los recursos que ves empleados en el museo te inspiran a integrarlos en tus procesos educativos? Y como educador de museos ¿qué elementos retomas del salón de clases para tu práctica?
.

Ejemplos de recursos que pueden ser empleados en los procesos de aprendizaje

  • Pizarrón, rotafolios
  • Publicaciones comerciales, revistas, catálogos, folletos
  • Carteles
  • Juegos comerciales: rompecabezas, lotería, etc.
  • Rincones de trabajo
  • Proyector de cuerpos opacos y retroproyector
  • Computadora, móvil, tablet
  • Videos y audios
  • Programas informáticos y apps
  • Redes sociales: Facebook, Twitter, Pinterest, Tumblr, Instagram, etc.
  • Museos y sus colecciones
  • Maquetas y dioramas
  • Mapas
  • Guías de observación e investigación
  • Instrumentos de trabajo
  • Kits y maletas didácticas
  • Ropa y complementos
  • Juegos exprofeso
  • Fotografías y reproducciones de documentos, libros, periódicos
  • Artefactos, réplicas, libros objeto, objetos cotidianos
  • Cuadernos de actividades
  • Materiales plásticos y escenográficos
  • Realidad virtual y realidad aumentada

En el contexto del museo (educación no formal) también se plantean nuevas formas de aprender a través de diversos recursos didácticos, en los que se incluyen muchos innovadores, dando importancia a la mediación para detonar experiencias activas del visitante.

Actualmente, la educación en el museo se apela a una metodología participativa y experiencial, lo que incluye trabajar con las colecciones, los objetos, los recursos didácticos y educativos bajo este potencial. Ángela García Blanco, en 1999, mencionaba que “Los objetos concebidos como formas materiales con significados conceptuales constituyen un sistema de comunicación no verbal al que se denomina lenguaje de los objetos”[2]; bajo esta premisa, en el museo, a partir del contenido expositivo, las estrategias y acciones educativas ,se habría de incitar al diálogo para estimular la participación y la experiencia.

Para la museología de la idea[3], el objeto del museo es una fuente directa de información que nos cuenta una historia basada en la función que le da sentido, los materiales de elaboración, así como el contexto cultural, político, social, económico o artístico en que surgió en un tiempo y espacio definidos. Por ello, es necesario sensibilizarnos ante él, para establecer vínculos tanto con los objetos y la información que se tiene de ellos como con las interpretaciones en construcción.

¿Qué nos pueden decir los objetos y materiales didácticos y educativos de nuestros propios procesos de aprendizaje?

.
La propuesta museológica del enfoque o punto de vista[4], da especial importancia a la opinión del visitante (en este caso alumno, maestro), que observa la exposición tomando en cuenta durante su visita, también la evocación o la asociación personal de sus experiencias previas. Uniendo ambas posturas museológicas podríamos considerar a las piezas del museo como un “cuerpo prismático” más allá de solo ser un recurso de aprendizaje, al que podemos acercarnos y observar desde distintos ángulos.

Haz este ejercicio regresa al museo que quieras y observa un objeto y pregúntate cosas diferentes sobre él: ¿Qué me dice de la forma de pensar de sus creadores? ¿Por qué lo hicieron así? ¿Es útil?, etc.
¿Necesitas algún apoyo para conocer más del objeto? 

¿Cómo beneficia a los educadores (del museo o de la escuela) trabajar con recursos didácticos y educativos en el museo?

.
Los educadores del museo y maestros son elementos fundamentales para facilitar interacciones entre el alumno y el mismo museo, así como la apropiación del patrimonio a su experiencia de aprendizaje. Transformar las actitudes acartonadas, rígidas y jerárquicas que se han aplicado por años y transformar experiencias que formen ciudadanos más participativos, reflexivos y críticos es nuestro compromiso hoy por hoy.

Existen integrados en la exposición una serie de recursos museográficos que refuerzan y complementan ciertos contenidos expuestos, sin embargo, es la mirada educativa quien puede potenciar el aprendizaje significativo para el estudiante; el solo hecho de colocar las piezas, mostrar las ambientaciones y demás recursos, no promueve el aprendizaje, puede transmitirle información o mostrar un contenido al visitante. Es el educador y el maestro quién lo dinamiza y puede tomar mano de esos recursos en sala para detonar esas experiencias significativas. Esta postura mediadora entre el educador del museo y el profesor permite que los alumnos se sientan en libertad de elegir sus opciones de visita y puedan apoyarse con diversos recursos durante ella: tecnológica, escrita, ex profeso o adaptada, entre otros.

CONTINÚA EN UNA SEGUNDA PARTE

 

Referencias

Asensio, Mikel y Elena Pol. Nuevos escenarios en educación. Aprendizaje informal sobre el patrimonio, los museos y la ciudad. España: Editorial Alque, 2002.

García Blanco, Ángela. La exposición un medio de comunicación. España: Akal, 1999.

Gimeno Sacristán, J. Comprender y transformar la enseñanza. Madrid: Morata,1992.

Hernández Hernández, Francisca. Manual de Museología, Madrid: Editorial Síntesis, 2001.

Parcerisa., Artur (2007). Aula de Innovación Educativa. [Versión electrónica]. Revista Aula de Innovación Educativa 165, Materiales para el aprendizaje, más allá del libro de texto… y de la escuela, http://auladesecundaria.grao.com/revistas/aula/165-los-materiales-recurso-para-el-aprendizaje/materiales-para-el-aprendizaje-mas-alla-del-libro-de-texto–y-de-la-escuela, consultada: septiembre 19, 2016.

Santacana Mestre, Joan y Nuria Serrat Antolí (coord.), Museografía didáctica. Editorial Ariel. Barcelona. 2005.

[1] Artur Parcerisa. (2007). Aula de Innovación Educativa. [Versión electrónica]. Revista Aula de Innovación Educativa 165, Materiales para el aprendizaje, más allá del libro de texto… y de la escuela, http://auladesecundaria.grao.com/revistas/aula/165-los-materiales-recurso-para-el-aprendizaje/materiales-para-el-aprendizaje-mas-alla-del-libro-de-texto–y-de-la-escuela, 22, mayo 2015.
[2] García Blanco, Ángela. La exposición un medio de comunicación. España: Akal, 1999, p.24.
[3] Término empleado por Francisca Hernández para describir una modalidad de concebir al museo que refiere a su capacidad comunicativa.
[4] Refiere al museo donde los objetos y los recursos promueven opiniones y reflexiones.

Patricia Torres Aguilar Ugarte

Patricia Torres Aguilar Ugarte

Educadora en museos con experiencia de más de veinte años en el desarrollo de proyectos expositivos, programas educativos y publicaciones. @patytorresau

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

En NodoCultura indagamos en los terrenos comunes y los escenarios de contradicción de los museos y el patrimonio.

Nodo es concentración, acuerdo, ruptura, convergencia, cruce, pausa, tensión.