De los recursos didácticos en el museo a la mediación y la experiencia [Parte 2]

CONTINUACIÓN DE “De los recursos didácticos en el museo a la mediación y la experiencia [Parte 1]

¿Cuál es el uso compartido que podemos dar a los recursos museográficos y aquéllos empleados en el salón de clases?

A continuación, enlisto algunos recursos que se diseñan tanto para trabajarse en las escuelas como en los museos, y los invito a reflexionar ¿qué hace que un recurso museográfico sea realmente útil durante la visita?

Las Maquetas son representaciones tridimensionales (largo, ancho y espesor) y a escala (10 cm a 1 metro, por ejemplo) de edificios, ciudades o regiones enteras y los podemos apreciar como si estuviéramos ubicados imaginariamente desde una perspectiva aérea y global.

  • Nos acercan a los contenidos específicos de la vida cotidiana de una manera más clara y gráfica, a través de la recreación, incluso hacer comparaciones con entornos y edificios actuales, definir lo que ha cambiado y lo que todavía perdura. Por ejemplo, una maqueta de la ciudad de Teotihuacán representa gráficamente la ciudad y nos podemos dar una idea clara de su extensión, estructura, dimensiones, ambiente que la rodeaba tipo de arquitectura, ubicación de los principales recintos, etc.
  • Actualmente las posibilidades de este recurso se han ampliado, podemos encontrarlos con sonorizaciones que van narrando la historia del lugar, mientras luces puntuales destacan determinadas áreas y aspectos de la maqueta para reforzar lo que se dice y hacerlo atractivo.

Los dioramas son representaciones escenográficas de hechos o entornos a través de ambientaciones de personajes a escala, con un fondo cóncavo a manera de escenografía.

  • Permiten recrear de manera teatralizada hechos históricos o ambientes naturales a escala o natural para sensibilizar al observador sobre el tema y la ubicación de los objetos en contexto.
  • Generalmente se ubican en exposiciones permanentes ya que su desarrollo es complejo y son un recurso muy atractivo. La Galería de Historia, Museo del Caracol, es un excelente ejemplo de exposición permanente basada en dioramas. Su potencial didáctico tiene que ver con la interacción que hagamos con él, más allá de la contemplación.

Los mapas representan gráficamente (plano o esférico) una parte de la tierra que se quiere estudiar. Son un recurso didáctico-museografico básico, ya que nos ubican físicamente en donde floreció una cultura o grupo, la extensión de su territorio, además de rutas comerciales, de desplazamiento de personas, etc., y nos muestran incluso mapas que hicieron los primeros cartógrafos y nos permiten colocarnos mentalmente en un espacio determinado desde el cual mirar.

  • Nos permite tener una mirada de pájaro y perspectiva de un tema de manera espacial. así como los movimientos, cambios e influencias que se han tenido.
  • Generalmente están al principio de la exposición; actualmente encontramos mapas interactivos como Google Air o animaciones de video que además nos narran parte de la historia a nivel espacial, por tiempo, interacciones culturales, límites geográficos, orográficos e hidrográficos, entre otros, así penetrar por hipertextos en el mapa desde la visión aérea.

Las líneas del tiempo representan de manera gráfica periodos de tiempo que permite ubicar de una manera temporal y cronológica hechos históricos, sociales, económicos, políticos, artísticos, científicos o la vida de personajes importantes para un país o el mundo.

  • Se pueden hacer comparaciones entre diferentes épocas o hechos históricos de un grupo o cultura, incluso con otros en otras partes del mundo; saber cuándo surgieron y cuánto duraron algunos hechos o los periodos de trabajo de un artista o grupo.
  • Están al principio de la exposición y de un solo vistazo nos informan sobre los momentos más representativos tratados en la muestra, por ejemplo: “Magna Grecia” en el Museo Nacional de Antropología, en donde se comparaba históricamente con otras culturas del mundo; de un artista como “La Maleta Mexicana” en el Antiguo Colegio de San Ildefonso, que muestra el trayecto de 3 fotógrafos en España durante la Guerra Civil; un momento histórico como en “Yo el Rey” en el Museo Nacional de Arte” o un tema como el Impresionismo en el Museo Soumaya con sus principales representantes ubicados a lo largo de la línea, entre otros, son solo algunos ejemplos.
  • La representación gráfica incluye, fechas, periodos, nombres y citas, además de imágenes o gráficos que ejemplifican dichos momentos que se destacan para el lector.
  • Actualmente incluso encontramos líneas del tiempo más interactivas que van estableciendo estos lazos o relaciones entre conceptos o elementos a través de pantallas táctiles.

También existen otros recursos didácticos desarrollados exprofeso por los educadores de museos para que profesores y alumnos pueden utilizarlos y capitalizarlos durante su visita. Incluyen actividades, publicaciones o recursos interpretativos que no sólo están enfocados, solo a la adquisición de información; incluyen además estrategias y actividades divertidas, interesantes y que implican un reto para los alumnos, haciéndolos reflexionar sobre sus saberes, actitudes, emociones y valores sobre el objeto patrimonial que están observando:

Las maletas didácticas son otro recurso de interpretación muy práctico para llevar a la escuela, porque pueden viajar a sitios que no tienen contacto tan accesible o cercano con el museo. Los materiales que integran la maleta tienen el objetivo de acercar a los futuros visitantes-alumnos y maestros a un tema concreto, por ejemplo: el trabajo del museo, una cultura en particular o una época que se quiere destacar, permitiendo que a través de la interacción con los materiales que la integran se detone el interés por conocer lo que el museo presenta en sus salas de exhibición.

  • Los profesores pueden adecuar sus contenidos y actividades a un público escolar de diferentes niveles para que pueda ser utilizado por todos los niveles de una misma escuela y para que sean trabajados de manera autogestiva con los alumnos. Se solicitan al museo y por medio de una programación podrán acceder a este material y trabajarlo en la escuela.
  • Incluye una serie de materiales elaborados ex profeso y otros como publicaciones que existen en el mercado y que son útiles para cada tema. Los recursos que se pueden usar antes de la visita consideran imágenes, reproducciones, revistas o pequeños cuentos o libros. Los que refuerzan la visita, generalmente surgen como una posibilidad de que el visitante pueda “tocar” lo que en ella se encuentra, sensibilizarse con diversos materiales que hacen referencia a obras de arte: telas, maderas, copas de metal, cristales, plumas, etcétera y aromas diversos; otros transportan a lugares diferentes de su entorno y provocan sensaciones en los visitantes: rosas, lavanda, flores e Instrumentos musicales, científicos o técnicos, etcétera.
  • Después de la visita se puede contar con materiales plásticos o que propicien la interpretación artística diversa: plástica, literaria, musical o dramática.

Las publicaciones didácticas plantean alternativas activas de interactuar con el patrimonio a partir de reproducciones de documentos, libros de época, folletos, cuentos, periódicos y cartas, entre otras. Nos introducen, refuerzan y complementan la visita porque incluyen contenidos vinculados con las colecciones que el museo está mostrando, a través de actividades que les permitirán investigar sobre ellas en la sala. Existen diversas publicaciones de este tipo en las exposiciones temporales, así como en la biblioteca, tienda o en las áreas educativas de los museos.

Los espacios de interpretación y lúdicos permiten la participación y experimentación dentro de la exposición e incluyen equipamientos que permiten la interacción del visitante con lo que ahí se presenta.

  • Refuerzan los contenidos de la exposición e invitan a contrastar sus saberes con la nueva información. Utilizan el juego como una estrategia de interpretación que permite a través de módulos, equipamientos, ambientaciones y recursos, generar procesos de pensamiento, experiencias y aprendizajes distintos en las personas y los hagan participar de una manera “activa” dentro del museo de una manera sensorial, cognitiva y motriz.
  • Otra variante de estos recursos es la experimentación en laboratorios o simuladores, así pueden “entrar en el cuerpo humano”, convertirse en arqueólogos, artistas, entrar en un cuadro, hacer rompecabezas, leer libros, disfrazarse de personajes históricos, convertirse en colores y sentir su efecto en las pinturas o nos sentarse a escuchar música como la que había en la España Medieval, entre muchas otras opciones.
  • Algunos se colocan antes de entrar a una exposición para familiarizarse con el tema y sus contenidos, además de desfogar la intención de tocar que en las salas es imposible, también se encuentran módulos a lo largo del recorrido, con réplicas de instrumentos, videos, interactivos, etc. Otros al final de las exposiciones para cerrar los temas, contrastar lo que vimos y aprendimos en la visita.

Los cuadros texturizados incluyen reproducciones de piezas arqueológicas, vestidos y demás objetos; algunos son colocados en las exposiciones para ejemplificar y contextualizar un tema particular y ayudar al visitante a empatizar otros modos de vida, aunque solo en la contemplación de los mismos, en una conceptualización de museo tradicional y unidireccional.

  • A partir de los años 90, en los museos de arte se elaboraron cuadros texturizados que destacaban sus cualidades a partir de relieves y texturas; estaban dirigidos a público ciego o con debilidad visual, aunque permite a diversos públicos a interactuar realmente con otros sentidos a partir de cerrar los ojos, potenciando la experiencia a través del tacto.
  • La diferencia de estos recursos desde el punto de vista educativo es que tienen una intención deliberada de generar experiencias de aprendizaje vivenciales y detonadoras de los sentidos, ya sea como actividades antes, durante o después de la visita, para que los estudiantes:
  • Detona el sentir el objeto o cuadro por su forma, color, material, textura, e interactúan con otros sentidos, no solo la vista y escuchan otros puntos de vista.
  • Estimulan sus habilidades cognitivas y cognoscitivas; contrastan sus percepciones con lo que se presenta en el espacio expositivo y con el objeto original; se hacen inferencias e imaginan perspectivas diferentes del objeto u obra; le otorgan valor desde su época o cultura de origen y hasta nuestros días.

Las reproducciones son un recurso excelente ya que potencia la inteligencia kinestésica al permitir la interacción con el objeto, y a partir de ello generar preguntas, impulsar el espíritu investigador, la inteligencia creativa y el pensamiento divergente..

  • La generación de un recurso como éste implica partir de cero para crear un elemento potencialmente atractivo, para provocar experiencias de aprendizaje, cognoscitivos, cognitivos, sociales y emocionales. En ambos casos es importante al interactuar con la reproducción para destacar los rasgos físicos que tienen que ver con la constitución del objeto: forma, peso, dimensión, textura, colores, diseños y materiales.
  • Posteriormente podrían inferir los aspectos contextuales como la época, actividad, ambiente en el que existió, a quien perteneció, representación económica, social y cultural, así como otros aspectos que tendrían que ver con otras áreas de conocimiento como la literatura, música, teatro, ciencia, etc. (Ciencia: Volúmenes, formas, texturas, peso masa, proporción. Arte: línea, forma, composición, dimensión, textura, perspectiva, materiales. Historia: Tipos de materiales, evolución).
  • Por último, podríamos hacer un seguimiento del objeto desde su contexto de origen hasta su presentación en el museo e inferir los rasgos culturales comunes y diferentes entre ese momento y el presente.

Las cédulas transportables, se encuentran generalmente a la entrada en las salas de exhibición dispuestos en despachadores. Surgieron para dosificar los contenidos a otros públicos: familias, turistas, niños que pueden manipular los y moverlos mientras están frente a una vitrina, objeto o cuadro.

  • Incluyen textos introductorios, preguntas intercaladas, puntos para observar en diferentes puntos en la sala, además de actividades didácticas para hacer individualmente o en equipo. En exposiciones muy grandes una buena estrategia para el profesor es que puedan moverse a otro ritmo por la exposición, dividirse en equipos para ver diferentes aspectos de los temas. Las dinámicas que se pueden integrar aquí son aquéllas que se mencionaron en el apartado de publicaciones.

Estas son tan sólo algunos ejemplos de recursos, a partir de los que podrían generarse nuevos desarrollados entre docentes, educadores y estudiantes, formar equipos para usar modalidades que incluyan el propio contexto y las nuevas tecnologías.

¿Se te ocurren algunos otros recursos de aprendizaje en el museo?
¿Cuál recurso propondrías vinculado al uso del celular, por ejemplo?

 

 

Referencias

Asensio, Mikel y Elena Pol. Nuevos escenarios en educación. Aprendizaje informal sobre el patrimonio, los museos y la ciudad. España: Editorial Alque, 2002.

García Blanco, Ángela. La exposición un medio de comunicación. España: Akal, 1999.

Gimeno Sacristán, J. Comprender y transformar la enseñanza. Madrid: Morata,1992.

Hernández Hernández, Francisca. Manual de Museología, Madrid: Editorial Síntesis, 2001.

Parcerisa, Artur (2007). Aula de Innovación Educativa. [Versión electrónica]. Revista Aula de Innovación Educativa 165, Materiales para el aprendizaje, más allá del libro de texto… y de la escuela, http://auladesecundaria.grao.com/revistas/aula/165-los-materiales-recurso-para-el-aprendizaje/materiales-para-el-aprendizaje-mas-alla-del-libro-de-texto–y-de-la-escuela, consultada: septiembre 19, 2016.

Santacana Mestre, Joan y Nuria Serrat Antolí (coord.), Museografía didáctica. Editorial Ariel. Barcelona. 2005.

Patricia Torres Aguilar Ugarte

Patricia Torres Aguilar Ugarte

Educadora en museos con experiencia de más de veinte años en el desarrollo de proyectos expositivos, programas educativos y publicaciones. @patytorresau

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

En NodoCultura indagamos en los terrenos comunes y los escenarios de contradicción de los museos y el patrimonio.

Nodo es concentración, acuerdo, ruptura, convergencia, cruce, pausa, tensión.