Entre panes, altares y cempasúchil. Museo Nacional de la Muerte

By noviembre 9, 2016ITINERARIOS

“La muerte y la resurrección, las sucesiones y la renovación constituyeron siempre los aspectos esenciales de la fiesta. Son estos momentos precisamente (bajo las formas concretas de las diferentes fiestas) los que crearon el clima típico de la fiesta” [1]

Las Festividades de todos los santos y de los fieles difuntos forman parte del patrimonio cultural intangible de México, que puede definirse como el conjunto de manifestaciones culturales particulares de una comunidad en una época y contextos determinado.

floreciendomuerte

Antes de la conquista, en el México prehispánico se pensaba que al morir se llegaba a otro mundo, a un lugar paradisiaco o no, dependiendo de la forma en la que se había muerto y del dios que nos había llamado para terminar nuestro ciclo terrenal [2].

El espíritu de los muertos tenía cuatro lugares a donde ir a descansar, obedeciendo la forma en la que se había muerto y la edad: para los aztecas, el sol era el guerrero más fuerte de todos y habitaba el cielo. Era conocido como Omeyocan (el dios que dio origen a todos los dioses y que representaría la dualidad entre lo positivo y lo negativo que ocurriera en la vida.) A este lugar iban los guerreros muertos en batalla y las mujeres que perdían la vida al dar a luz. Por su parte, Tláloc, el dios de la lluvia, habitaba el paraíso terrenal Tlalocan, aquí vivían todos aquellos que habían muerto ahogados, alcanzados por un rayo o por cualquier situación o enfermedad relacionada con el agua. En el Mictlán o inframundo descansaban los que morían de una manera común, sin esfuerzo alguno, lo cual significaba que al morir estaban obligados a aprobar una serie de pruebas impuestas por los Señores de la Tierra de los Muertos, es decir, por la diosa Mictecacíhuatl y el dios Mictlantecuhtli. Finalmente, en el Chichihuacuauhco, reposaban los infantes muertos, puesto que aquí crecían árboles nodrizas con senos que emanaban leche.

El Museo Nacional de la Muerte (MUMU), inaugurado el 19 de junio de 2007 en la Universidad Autónoma de Aguascalientes contó que con el apoyo y donación personal de Octavio Bajonero Gil*. Siete años después, el museo se renovó, anexó las salas Inframundo e Histórica y mostró al público elementos como el papel picado, las calaveras de azúcar, el arte funerario nacional y distintas piezas representativas de cada etapa del desarrollo cultural de México.

perrocebado

El museo está conformado por seis salas en las que podemos encontrar información detallada sobre los orígenes de esta festividad: desde el inframundo y la visión prehispánica, la conquista, el México independiente y la época contemporánea.  Entre ellas, destacan la sala de arte popular de calaveras y la sala de arte popular funerario y ritual. Además de las exposiciones temporales como Lotería Mexicana. Encuentro Internacional de Arte Figurativo, muestra itinerante que estuvo en exhibición en el MUMU del primero de julio al treinta de septiembre de 2016, y que ha recorrido otros estados y países; y El silencio y la memoria. Panteón de los Ángeles y Panteón de la Cruz, que se llevó a cabo de julio a septiembre del año en curso con la colaboración conjunta del Ayuntamiento de Aguascalientes, el Instituto Nacional de Antropología e Historia de Aguascalientes y la Universidad Autónoma de Aguascalientes, con el objetivo de mostrar fotografías de los monumentos funerarios alusivos al Panteón de los Ángeles y al Panteón de la Cruz.

virgenbuenamuerte

A futuro, el MUMU se ve a sí mismo no sólo como un centro cultural, sino también como un museo activo dedicado a promover el patrimonio cultural (in)tangible de México a través de conferencias, representaciones teatrales y dancísticas e inclusive talleres de cartonería y grabado que forman parte de la tradición artística y cultural nacional.

Día de Muertos es una de mis festividades favoritas, no sólo porque me trae recuerdos infantiles como hacer figuritas de chocolate deliciosas, que forman parte de mi memoria gustativa, sentimental y sensorial; sino también porque es un festival colorido (lleno de flores, olores y sabores particulares) que nos recuerda que somos parte de una evolución sociocultural, que en los tiempos de la globalización y la inmediatez merece ser preservado como parte del patrimonio cultural intangible de México, contribuyendo así al enriquecimiento identitario nacional no sólo como un elemento característico del país durante algarabías particulares, sino también, como un sentimiento que refleje lo que somos y queremos ser como ciudadanos del ombligo de la luna [3].

Si deseas saber más sobre el MUMU, el pan de muerto, los altares y el cempasúchil para tu próxima ofrenda, acude al Jardín del Estudiante número 1, colonia centro, o comunícate al (01 449) 9107400 ext. 7208.

 

 

Agradecimientos, información adicional y fotografías:
José Antonio Padilla Pedroza. Encargado del área de museografía del MUMU y del área de museos y galerías de la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

*Maestro grabador, egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Autónoma de México y fundador del Museo Nacional de la Muerte. Disponible en: http://www.uaa.mx/direcciones/ccu/exposiciones/O_bajonero.html y consultado el 22 de octubre de 2016.

[1] Bajtin, Mijail. Risa y carnavalizacion.  Fragmento de su libro: La cultura popular en el Medievo y el Renacimiento. En el contexto de la obra de Rabelais. Disponible en: http://tijuana-artes.blogspot.com/2005/03/risa-y-carnavalizacion.html y consultado en 2010.

[2] Ekdesman Levi, Daniela. La influencia de las nuevas tecnologías en las tradiciones mexicanas: la celebración del día de muertos en Oaxaca. Tesis de posgrado en Gestión Cultural y Comunicación. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) Argentina. 2010.

[3] Etimología de “México”. Disponible en: http://etimologias.dechile.net/?Me.xico y consultado el 07 de noviembre de 2016.

Daniela Ekdesman Levi

Daniela Ekdesman Levi

Maestra en Educación Superior; escritora, editora y gestora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

En NodoCultura indagamos en los terrenos comunes y los escenarios de contradicción de los museos y el patrimonio.

Nodo es concentración, acuerdo, ruptura, convergencia, cruce, pausa, tensión.