Conversaciones alrededor de las Buenas Prácticas en museos. ¿Cuál es su pertinencia?

 “Estas buenas prácticas implican que cada acción realizada en los museos responda a una filosofía de investigación,
conservación y comunicación de los patrimonios”
[1] .

En los últimos años del siglo XX y en la primera década del XXI, ha circulado en el ámbito de los museos el término Buenas Prácticas y aunque parezca obvio lo que implica, creo que es necesario poner en la mesa aquello que se menciona en el día a día al interior del museo:

  • revisar los movimientos y cambios que se han llevado a cabo en algunas instituciones, organizaciones y grupos de profesionales que ya plantearon acciones concretas que implican buenas prácticas.
  • analizar la propia práctica en museos, y en centros culturales; en todos los niveles de trabajo, e incluso de manera conjunta con nuestros visitantes, para reflexionar juntos.

Los museos cuentan con el Código Deontológico establecido por el Consejo Internacional de Museos (ICOM) para que estas instituciones cuenten con una serie de principios y directrices sobre las buenas prácticas profesionales que deben llevarse a cabo en su interior bajo los siguientes fundamentos:

rediseñar los procedimientos ajustándolos al marco normativo nacional vigente y a los estándares internacionales de control y documentación de colecciones, sistematizando actividades sustantivas del inventario y potenciando esta herramienta para su utilización en el cumplimiento de los objetivos del Instituto en materia de protección, conservación, investigación y difusión del Patrimonio Cultural Mueble2.

Éste y otros ejemplos se enlistan en Retos y tensiones. Articulando la práctica museística y educativa, texto de Nayeli Zepeda, en el que se destaca que:Desde los museos y la gestión cultural hacia otras instituciones (fundaciones, iniciativas privadas y proyectos gubernamentales), se han desarrollado estándares que establecen las obligaciones y normas que se deben de asumir tanto en el cuidado de colecciones, la seguridad y accesibilidad a los espacios, como en la vinculación con los públicos y visitantes”[2]. Así como también puntos de reflexión sobre la práctica en los aciertos y desaciertos  para generar cambios de fondo en el hacer cotidiano que transformen las acciones en beneficio de los visitantes.

En México, organismos gubernamentales como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) cuentan con manuales de procedimientos para museos en sus diversas áreas. Por ejemplo, la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH, muestra en su Manual de Procedimientos para el manejo de Colecciones y Control de inventarios de bienes culturales muebles[3], las acciones que deben realizarse para el buen manejo de las colecciones, al interior o en préstamos para exposiciones temporales a nivel nacional e internacional.

 

¿Qué conversaciones se han planteado alrededor de las Buenas Prácticas en los museos?

 

Aunque hay una gama amplia para las Buenas Prácticas , existe una diferencia entre buenas prácticas de gestión y aquellas que competen al ámbito educativo, expositivo, de manejo de colecciones y de proyectos específicos de atención a visitantes:

• En el 2007, el director del Instituto Valencia d´Arte Moderno, José Miguel G. Cortés, suscribe el Código de Buenas Prácticas en Museos, que fue acordado por profesionales de arte contemporáneo, asociaciones de museos y galerías, consejo de críticos y el Instituto de Arte Contemporáneo.

El documento […]traza un marco de referencia para el sector, aboga por una gestión cultural transparente, democrática y participativa, al tiempo que pretende ser una herramienta para mejorar las relaciones profesionales entre todos los agentes que intervienen en el mundo del arte contemporáneo.[4]

• En 2008, la Dirección General del Patrimonio Cultural de Dinamarca diseñó un Manual de Buenas prácticas que contiene once ejemplos de proyectos en museos daneses con una oferta didáctica para la educación primaria y secundaria:

…Las actividades educativas de los museos son interdisciplinarias y comprenden una gran variedad de métodos de aprendizaje que se caracterizan por centrarse en problemáticas y actividades prácticas. Por ello, los programas educativos en los museos constituyen
un complemento esencial de la educación en los centros de enseñanza.
El informe pretende arrojar luz sobre el modo de entender y practicar la enseñanza en los museos y sobre los retos que éstos deberán afrontar para asegurar una gestión profesional de su potencial educativo en la sociedad del conocimiento del S. XXI. [5]

• También en ese año, la Alianza Americana de Museos (AAM) saca a la luz la publicación sobre Estándares Nacionales y mejores prácticas en los museos de Estados Unidos[6] que aborda políticas, planes y programas para los museos del siglo XXI, así como propuestas de estándares en cuanto a aspectos relativos a la administración, a la estructura de la organización, a las colecciones, a los proyectos expositivos, educativos y de interpretación, entre otros.

• Para 2009 en España, el grupo Anfitriones Turismo [7], hizo una propuesta con el apoyo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, para elaborar un Manual de Buenas prácticas para la atención al cliente en museos y en centrosde interpretación, en donde se incluyen: los requerimientos generales y normas para el personal en atención al cliente de manera presencial, vía telefónica y web; el manejo de la información, las quejas y las sugerencias; así como aspectos de seguridad, limpieza y mantenimientos del inmueble; la reserva de visitas guiadas en un horario específico y el número de personas por grupo; la venta de libros y de reproducciones de obras de arte, entre otros temas.

• En la página WEB de Ibermuseos, existe un Banco de Buenas Prácticas que surge a partir del Premio Iberoamericano de Educación y Museos, que inició en el 2010 y que este año llega a su VIII edición. Aquí se hace énfasis sobre aquellos proyectos cuyo origen de manera general parte del ámbito de la educación en museos, al marcar que

la acción educativa ha sido una de las principales áreas de actuación de los museos, con una significativa contribución a la promoción de la armonía social, al fortalecimiento de los derechos humanos y a una cultura de paz, a través del estímulo a la aceptación de la diversidad cultural y de las distintas identidades que componen la amplitud de la realidad iberoamericana[8].

• Para julio de 2011, los miembros de la Asociación de Profesionales de la Gestión Cultural de Catalunya generaron un documento que aborda las Buenas Prácticas sobre su profesión. Esta Guía de buenas prácticas de la gestión cultural establece la gestión de actividades como la buena gobernanza de proyectos y servicios, las competencias que hay que desarrollar, las políticas culturales que implican la colaboración y la autonomía o la gestión de recursos humanos y económicos, así como aspectos de calidad estética, moral e intelectual;  e  instrumentos que guían la práctica, como manuales de procedimientos y sistemas de participación .

• En 2013, la empresa española Asimétrica, publicó en su página WEB, 50 ejemplos de experiencias prácticas para la gestión y fidelización en museos en un ebook[9], cuya intención era apoyar a “aquellos gestores que tengan entre sus responsabilidades las áreas de programas de lealtad, marketing, gestión comercial, patrocinios y captación de fondos, así como atención al visitante, comunicación y gestión de servicios”[10]. El texto desarrolla diferentes temáticas y ejemplos que algunos museos (como el Moma, el Museum of London, el Museo de Louvre y el Liverpool Museum) y otros espacios culturales (la Ciudad de las Artes y la Ciencias de Valencia) desarrollan para: conocer al público y su comportamiento, personalizar la relación con el visitante, diversificar los cauces de fidelización, entre otros factores.

• En 2014, la Casa Museo Quinta de Bolívar, el
 Museo de la Independencia y la Casa del Florero, del Ministerio de Cultura de Bogotá, Colombia, desarrollaron: El Proyecto de Buenas prácticas en la planeación, diseñoy comunicación museográfica, que plantea a otros centros una serie de procesos necesarios para la generación de proyectos expositivos donde se enfatiza la planeación, la definición de objetivos, la participación pública, la conexión con el presente; el diseño museográfico, la producción y el montaje; la inauguración y la evaluación de todo lo anterior.

Además, incluye un apartado de consejos útiles en donde habla sobre algunos puntos interesantes a considerar al diseñar un proyecto de Buenas Prácticas: pensar local y globalmente; compartir las ideas; usar: menos textos y más imágenes, expresiones en distintos idiomas, y los sentidos para detonar la interacción y la participación; posibilitar el acceso físico, intelectual y tecnológico por parte de los visitantes y de los profesionales de los museos.

• En diciembre de 2015, el Museo Guggenheim Bilbao, presentó un Código Ético y de Buenas Prácticas, que “en su Anexo recoge procedimientos operativos, planes y programas de acción museal, certificaciones y políticas de gestión que desde una visión responsable y ética presiden los comportamientos individuales y colectivos en y hacia el Museo”13 con actividades didácticas encaminadas a fortalecer su vínculo con las comunidades artísticas nacionales e internacionales, así como con la sociedad en general y con la red de Museos Guggenheim, en donde se puntualizan los valores y principios de actuación que tiene el museo, la integración con la comunidad artística, el compromiso con la calidad, la orientación al cliente, la didáctica y los aspectos económicos; además de la integración y cooperación con los demás museos Guggenheim.

 

¿Es necesario establecer un código de Buenas Prácticas para museos contextualizado a Latinoamérica?

 

 

Referencias

American Alliance of museums. National Standards & Best Practices for U.S. Museums. Recuperado de: http://www.aam-us.org/resources/ethics-standards-and-best-practices/standards y consultado el 6 de junio de 2017.

Europa Press (2014). Europapress/ C.Valenciana.Cultura.- El director del IVAM firma el código de buenas prácticas en museos. Europa Press. Recuperado de: http://www.europapress.es/comunitat-valenciana/noticia-cultura-director-ivam-firma-codigo-buenas-practicas-museos-20141210162320.html y consultado el 21 de mayo de 2017.

Fernández Blanco, Bruno. (2013). 50 experiencias prácticas para la gestión y fidelización en museos. ASIMETRICA, ebook. Recuperado de: http://asimetrica.org/wp-content/uploads/2013/06/Fidelizacion-Museos.pdf y consultado el 10 de abril de 2017.

Ibermuseos. Premio Iberoamericano de Educación y museos. Acción educativa. Recuperado de: http://www.ibermuseus.org/es/instit/acao-educativa/ y consultado el 20 de mayo de 2017.

ICOM (2006). Código de deontología del ICOM para los museos. Preámbulo. Una norma mínima para los museos. ICOM. Página iv. Recuperado de: http://archives.icom.museum/code2006_spa.pdf  y consultado el 15 de junio de 2017.

INAH-SEP (2013). Manual de procedimientos para el manejo y de colecciones y control del inventario de bienes culturales muebles. Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones. INAH-SEP. Recuperado de: http://www.normateca.inah.gob.mx/documents/MANUAL-DE-PROCEDIMIENTOS-PARA-EL-MANEJO-DE-COLECCIONES-Y-CONTROL-DEL-INVENTARIO-DE-BIENES-CULTURALES-MUEBLES.pdf y consultado el 15 de junio de 2017.

Johnsen,Katrine. (2008). Buenas Prácticas, ejemplos de la oferta didáctica de los museos para la educación Primaria y Secundaria. (Trad:  Avanti Gruppen) Copenhague, Dinamarca. Dirección General de Patrimonio Cultural de Dinamarca.  Recuperado de: http://slks.dk/fileadmin/user_upload/kulturarv/publikationer/emneopdelt/museer/buenas_practicas_ES.pdf y consultado el 15 de junio de 2017.

Sánchez Arango, Camilo Andrés y, Castro Benítez, Daniel. (2014). Buenas prácticas en la planeación, diseño
 y comunicación museográfica. Casa Museo Quinta de Bolívar
- Museo de la Independencia – Casa del Florero. Bogotá, Colombia. Ministerio de Cultura,Corcas Editores Ltda   . Recuperado de: http://www.museoscolombianos.gov.co/fortalecimiento/comunicaciones/publicaciones/Documents/Cartilla%20buenas%20practicas.pdf y consultado el 17 de junio de 2017.

Zepeda, Nayeli. (2017). Retos y tensiones. Articulando la práctica museística y educativa. NodoCultura. Recuperado dehttp://nodocultura.com/2017/03/retos-y-tensiones-articulando-la-practica-museistica-y-educativa/ – y consultado 9 de junio de 2017.

[1]Buenas prácticas en la planeación, diseño
 y comunicación museográfica. Casa Museo Quinta de Bolívar
- Museo de la Independencia – Casa del Florero. Ministerio de Cultura. Bogotá, Colombia.
[2] Zepeda Nayeli, Retos y tensiones. Articulando la práctica museística y educativa
[3]Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones. Manual de Procedimientos para el manejo de colecciones y control de inventario de Bienes Culturales Muebles.
[4] Europapress/ C.Valenciana.Cultura.- El director del IVAM firma el código de buenas prácticas en museos.
[5] Dirección General de Patrimonio Cultural de Dinamarca. Buenas Prácticas, ejemplos de la oferta didáctica de los museos para la educación Primaria y Secundaria.
[6] American Alliance of museums. National Standards & Best Practices for U.S. Museums
[7] Organización que se dedica a la preparación de empresas e instituciones turísticas y establece estándares de calidad para brindar servicios óptimos para los turistas.
[8] Ibermuseos. Premio Iberoamericano de Educación y museos. Acción educativa.
[9] Fernández, Blanco Bruno, 50 experiencias prácticas para la gestión y fidelización en museos
[10] Idem

Patricia Torres Aguilar Ugarte

Patricia Torres Aguilar Ugarte

Educadora en museos con experiencia de más de veinte años en el desarrollo de proyectos expositivos, programas educativos y publicaciones. @patytorresau

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

En NodoCultura indagamos en los terrenos comunes y los escenarios de contradicción de los museos y el patrimonio.

Nodo es concentración, acuerdo, ruptura, convergencia, cruce, pausa, tensión.