Museomix MX 2017. La transformación del museo como lugar común ¿Recreamos el sistema contra el que luchamos?

By diciembre 4, 2017MEDIACIONES

Museomix es una iniciativa internacional que integra creativos de diferentes horizontes profesionales (ingenieros, artistas, comunicólogos, museógrafos, entre otros) con el fin de experimentar con nuevas o distintas maneras de vivir los museos. Durante un maratón de 3 días en un museo sede, equipos multidisciplinarios[1] proponen prototipos mecánicos y/o tecnológicos para conectar contenidos con los visitantes. La visión de Museomix es básicamente transformar las instituciones museales porque considera que estos espacios necesitan un cambio de actitud, una renovación conceptual y práctica que haga más accesibles sus colecciones (Museomix, 2017).

El primer maratón se llevó a cabo en el Museo de Artes Decorativas en París, en 2011. En 2015, Museomix se  presentó por primera vez en México, en el Museo del Palacio de Bellas Artes, como iniciativa de SieteMedia; y este año, surgiendo desde la asociación civil Museomix MX, en noviembre de 2017, se realizó en Universum.

En ambas ediciones mexicanas, NodoCultura apoyó, entre otras cosas en la  organización del proyecto[2], así como también en la asesoría y recomendación de colaboradores, expertos y facilitadores, como Patricia Torres que en el 2017 impartió su taller El museo tras bambalinas en la Cineteca Nacional como parte del programa Museomix MX 2017. Desafortunadamente, la incompatibilidad en las formas de trabajo y la falta de un cuerpo teórico sólido y coherente nos motivó a dejar el proyecto (Patricia Torres ya había presentado una reflexión al respecto de la primera edición). Sin embargo, no existe aprendizaje sin reflexionar sobre la experiencia…

Cuando evaluamos programas públicos y proyectos educativos en los museos, lo hacemos en relación a los visitantes, y en raras ocasiones ponemos en juicio nuestros propios procesos. En el capítulo 10 de The Participatory Museum, Nina Simon plantea que la evaluación de los proyectos participativos debe articularse incluyendo tanto a participantes como al personal que planea y diseña el proyecto. Y estos son justamente los elementos de los que ha carecido Museomix MX, en el que se consideran dos tipos de evaluaciones generales (al menos en 2015): En relación a los museomixers: una encuesta previa al maratón, una post evento y otra a largo plazo (estas últimas enfatizando su experiencia de networking); y sobre los prototipos: una hecha por expertos y, la otra, como una encuesta de recepción.

En el afán de promover –exigir– la autocrítica en la planeación y en la ejecución de los programas que emprendemos (Retos y tensiones. Articulando la práctica museística y educativa, 2016) presento una serie de cuestionamientos –problemas, contradicciones, intersticios–  a pretexto de Museomix MX 2017, como una oportunidad para abandonar esos lugares comunes, y reaprender nuestra labor dentro del sistema museístico:

  • ¿Existe congruencia entre el propósito y los objetivos con las acciones que realizamos?
  • ¿Es el consenso la mejor forma de trabajo?
  • ¿Usamos la mediación solamente como etiqueta?
  • ¿Recreamos el sistema contra el que aparentemente estamos luchando?
Planeación estratégica: la congruencia entre propósito y objetivos con acciones

El objetivo de Museomix ha variado conforme pasan las ediciones. La primera propuesta (2011) consistió en que la “comunidad” se apropiara del museo y reinventara la mediación –en el concepto francés entendido como estrategias, herramientas y recursos para forjar una relación entre visitantes y objetos (Louvre – DNP Museum Lab, 2010). Actualmente, el propósito a nivel global se ha ampliado a una transformación de la institución museal, misma que queda en manos de los museomixers y, como intención, con respecto a los organizadores. Las voluntades particulares de cada edición y país difieren: en el caso de México este año, la falta de puntualización en ese sentido no permitió establecer claramente acciones que pudieran ser viables para todos los colaboradores.

Promover la concepción de un museo crítico, accesible, consciente, transparente y social requiere que tanto sus profesionales como la comunidad interesada también lo sean. Por ello, más allá de los intereses personales, en la edición de México de 2017 era necesario trazar la situación real del proyecto y su dirección: definir la salud del equipo (poca experiencia en el trabajo en museos, capacidades, habilidades y roles, renuncia de buen número de integrantes), definir claramente la metodología de trabajo a seguir, construir posibles escenarios, así como los riesgos y amenazas propios del evento (disminución de patrocinios, falta de apoyos, poca difusión, etcétera) que había de contemplar y superar.

En el desarrollo de proyectos culturales y/o museísticos es urgente la puntualización de un plan estratégico no solamente como el camino que habrá de recorrerse, sino con miras a mejorar, calificar, actualizar y fortalecer el proyecto para preparar, motivar e integrar a las personas que lo construyen[3].

El consenso como forma de trabajo

“PREGUNTA: ¿La colaboración abierta genera conocimiento diferencial
e innovación disruptiva o tiende a la complacencia consensual? #bherria
@ColaBoraBora, octubre 8, 2017

Uno de los principios de Museomix es el trabajo horizontal “multidisciplinario que colabora según la lógica de pares rompiendo las jerarquías”, se considera el trabajo “con”, no “para alguien” (Museomix y Museomix MX, 2017). El maratón se trata de trabajar en equipo, pero ¿la planeación, la organización y la realización detrás del evento responde a esas mismas características del pensamiento de diseño o se mantiene el trabajo de forma aislada?, ¿se les provee a los organizadores herramientas para llevar a cabo este proceso?

En general, pensamos en la jerarquía como un elemento negativo de las instituciones. Algunas de ellas, en el camino a la actualización de sus estrategias, reestructuran áreas o proyectos para que se realicen de forma colaborativa. Sin embargo, este pequeño cambio no es útil cuando al equipo le falta conocimiento y experiencia sobre cómo funcionan, en este caso, los museos; un mal que nos acecha en muchas instituciones, y que, por lo mismo, tenemos que subsanar.

Entre la estructura jeráquica y el trabajo horizontal, existe una tercera opción: el proceso de asesoramiento, o de consejo, en la toma de decisiones. Consiste en que la persona más cercana al problema (u oportunidad), con las habilidades, el conocimiento y la experiencia para resolverlo recabe información de aquellos que serán afectados, y busque la asesoría de personas expertas en ese tema; es entonces cuando ya es posible tomar la decisión (Decision Making, s.f.). En Museomix, la tarea del coordinador general y de las cabezas de polo (mediación, patrocinios, comunicación) radicaría en facilitar la información y, en consecuencia, la toma de decisiones. Para ello es necesario tener responsabilidad y humildad para pedir ayuda y consejo a las personas que saben más que nosotros (de ahí mi propuesta de formar un consejo que, más que resolver tareas o eventualidades, diera sus recomendaciones), y saber decir no en los temas que se desconocen (Valenzuela, 2017).

Así la cultura colaborativa también se vuelve de autoreflexión, aprendizaje y entendimiento de otras perspectivas, reconociendo que si bien la perfección es inalcanzable, en este compartir –un tipo de distribución de autoridad– se refuerza el sentido de comunidad y el valor de los conocimientos y experiencias de los otros.

Mediación como etiqueta

Si bien no existe un consenso sobre la definición de mediación, sí varias aproximaciones importantes como las que han hecho Maria Lind, Carmen Mörsch, Nora Sternfeld, Nora Landkammer, entre otros expertos que hemos mencionado en NC en textos anteriores. Sin embargo, el acercamiento de Museomix a la mediación es básicamente de organización de eventos, pero nada queda más lejos. En el proyecto –incluso el global– existen grandes faltas conceptuales (que se han intentado resolver en las distintas ediciones); la ausencia de un marco teórico que represente el estado actual y visión que se tiene de la institución museal repercute en el uso de terminología de forma inadecuada, por ejemplo (lo que se dice versus lo que se hace):

Mediación versus gestión
Design thinking[4] versus construcción de prototipos
Transformación e innovación[5] versus repaso
Remix[6] versus multidisciplina

En 2013, Joachim Chevry, diseñador de experiencias, mencionaba que la propuesta de mediación de Museomix no quedaba resuelta, pues esta reflexión se abocaba a un evento descontextualizado de la realidad del museo sin incidencia a largo plazo. Chevry planteaba las siguientes preguntas (Chevry, 2013):

  • ¿El museo se considera como contexto para Museomix o como pretexto? (más sobre este tema en el texto “MUSEOMIX, la participación en el museo. Un proceso en construcción“)
  • Si el objetivo no es la mediación, sino el hacer juntos, entonces ¿se trata de la desacralización del museo o de la institución (en términos generales) y de su estructura jerárquica y piramidal?
  • ¿Quiénes llevan a cabo la mediación? ¿El rol de los facilitadores y expertos durante el maratón es para asegurar la cohesión y comunicación entre los museomixers o para cumplir con requerimientos en el producto desarrollado en tres días?

En este último punto, en la edición mexicana de este año, fue notorio el énfasis en aspectos de diseño gráfico y no tanto de mediación: reconociendo el compromiso y entusiasmo de los participantes, los prototipos (a excepción de uno) carecían de una base sólida de vinculación con sus usuarios: en el lenguaje utilizado, en la selección de temas, en las estrategias utilizadas y en el cierre de la experiencia. La mediación debería cobrar un papel primordial no solamente en el maratón sino en todo el programa, y así poder dar respuesta a las preguntas que plantea Chevry.

¿Recreamos el sistema contra el que aparentemente estamos luchando?[7]

Uno de los límites de Museomix (así como una oportunidad) es que se trata más de rodear y tentar el museo, que transformarlo (Chevry, 2013). En este sentido, es necesario sincerarse en cuanto a las intenciones reales, pues a grandes rasgos, la edición de este año repitió patrones del museo moderno tradicional. Entonces Museomix ¿se trata de un acercamiento solamente más amigable?, ¿se integra a la comunidad o solamente a un grupo selecto?, ¿es un proceso de distribución de autoridad?, ¿a partir de este proceso de diseño de prototipos es posible modificar la estructura del museo?, ¿se señala lo que no funciona y lo que sí? En palabras de Chevry, Museomix tiende a ser un buen experimento social, pero definitivamente no se trata de cambiar ni la mediación ni los museos o instituciones.

Para transformar es necesario contextualizar, las prácticas ajenas no se reaplican, sino que se repiensan: lo que puede funcionar en otras condiciones no necesariamente es adecuado al contexto mexicano ni a la particularidad de sus museos, profesionales y públicos. El aprendizaje que hay que recuperar es la responsabilidad de establecer expectativas reales y fundadas, la humildad y la confianza para ceder el lugar a quien lo puede resolver (eliminar la retórica “vengo a aprender” o “no me han contestado”), la honestidad para colaborar con nuestros colegas y comunidades, y la flexibilidad de ser optimista más que perfeccionista y realmente probar nuevos modelos en nuestro quehacer.

 

Referencias

Chevry, J. (24 de diciembre de 2013). Is Museomix changing the cultural mediation in museums?. Recuperado el 21 de noviembre de 2017, de Introduction à l’architecture de l’information: https://archinfo01.hypotheses.org/738

Decision Making. (s.f.). Recuperado el 20 de noviembre de 2017, de Wiki: Next- generation organizations: http://reinventingorganizationswiki.com/Decision_Making

Louvre – DNP Museum Lab. (2010). Recuperado el 12 de noviembre de 2017, de Louvre – DNP Museum Lab: http://www.museumlab.eu/greeting/mediation.html

Museomix. (2017). Recuperado el 18 de noviembre de 2017, de http://museomix.org

Museomix MX. (2017). Recuperado el 18 de noviembre de 2017, de http://museomix.mx/

Okuno, E. (22 de septiembre de 2017). Are You Recreating The Power Systems You’re Fighting To Undo? Recuperado el 21 de noviembre de 2017, de Fakequity: https://fakequity.com/2017/09/22/are-you-recreating-the-power-systems-youre-fighting-to-undo/

Simon, N. (2010). Chapter 10: Evaluating Participatory Projects. Recuperado el 20 de noviembre de 2017, de The Participatory Museum: http://www.participatorymuseum.org/chapter10/

Torres, P. (2017). MUSEOMIX, la participación en el museo. Un proceso en construcción. Recuperado el 20 de noviembre de 2017, de NodoCultura: http://nodocultura.com/2017/03/museomix-la-participacion-en-el-museo-un-proceso-en-construccion/

Valenzuela, A. (17 de septiembre de 2017). Sick of Both Consensus and Hierarchical Decision-Making? There is a Third Way. Recuperado el 20 de noviembre de 2017, de Rainier Valley Corps: https://rainiervalleycorps.org/2017/09/sick-consensus-hierarchical-decision-making-third-way/

[1] Estos equipos son conformados por museomixers, quienes se integran al maratón como participantes que respondieron a una convocatoria y pasaron por un tipo de selección. Los museomixers están integrados por: un desarrollador de contenidos, un fabricador, un mediador, un diseñador, un programador y un comunicólogo, encargados del desarrollo del prototipo.

[2] Para Museomix MX plantee dos propuestas generales al iniciar el año:
*Abordar Museomix MX como un programa, es decir, más allá del evento, construir una base de actividades en preparación a la culminación de Museomix: el maratón. Esto requiere trabajo de gestión, de investigación sobre los temas de cada año, y de vinculación con instituciones que fortalezcan el proyecto. Si bien en 2015 se realizaron reuniones y talleres como parte de la presentación de Museomix en México, y como ensayo de lo que sucedería en el Museo del Palacio de Bellas Artes, en 2017, la propuesta –a mi parecer– se desvirtuó.
*Crear un consejo de expertos y profesionales que evalúen el programa de Museomix, tanto en la parte conceptual y logística, como en  los productos realizados en el maratón. Se trataba de un grupo voluntario al cual pudiéramos rendirle cuentas y acudir en busca de recomendaciones.

[3] Hay que recordar que las personas son desde las que parten y a las que se dirigen este tipo de proyectos. Nina Simon propone una serie de preguntas con respecto al staff que van desde temas como la confianza y el sentido de valor de la institución o proyecto, sus actitudes, habilidades y valores en el proceso, hasta sus nuevos roles, percepciones y aprendizajes posteriores.

[4] En Musemix no utilizan el término como tal, sin embargo es un proceso al que se apunta. Durante el maratón se llevan a cabo acercamientos variados –a veces bajo estrategias y metodologías específicas y a veces no– de desarrollo de prototipos, con el problema de que no se cuentan con recursos de información e investigación (como ejemplo, en un primer momento, no existe un conocimiento profundo sobre los usuarios desde  conversaciones entrevistas y estudios con los que posiblemente cuenta el museo-sede).

[5] Hubo poco (o nulo) acercamiento a aquellas instituciones que actualmente se encuentran avanzando en temas de innovación desde los museos y la educación, como el Museo Tamayo, el MUAC, la Fábrica Digital El Rule (una recomendación de Christan Ramírez Carrillo), e iniciativas vinculadas a la ciencia como Mujeres en la Ciencia, Diseño para desastres, etcétera. No sé qué tanto adjudicarlo al desconocimiento del equipo de lo que sucede en el contexto museístico mexicano, a los obstáculos que fueron apareciendo en el trabajo de gestión o a que el número de integrantes del equipo no era suficiente para las múltiples tareas.

[6] Remix como proceso analítico y crítico de aprendizaje y desaprendizaje, de construcción y deconstrucción.

[7] Pregunta tomada de Okuno, E. Are You Recreating The Power Systems You’re Fighting To Undo?

Nayeli Zepeda

Nayeli Zepeda

Historiadora del arte y maestra en museografía didáctica. @nayelizepeda

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

En NodoCultura indagamos en los terrenos comunes y los escenarios de contradicción de los museos y el patrimonio.

Nodo es concentración, acuerdo, ruptura, convergencia, cruce, pausa, tensión.