De La Esmeralda al Museo del Estanquillo: una adaptación del patrimonio cultural

Foto 1: Edificio La Esmeralda

La joyería La Esmeralda, ubicada en la esquina de Plateros y Espíritu Santo [i] , fue sede de la empresa judío francesa fundada en 1864 por la familia Hauser-Zivy durante el segundo periodo del porfiriato. Para 1910 fungía, junto con Fábricas de Francia [ii] , como uno de los comercios más grandes de la Ciudad de México y estaba conformada por cuatro pisos, entre los que cabe destacar el primero, que era al igual que el Museo del Estanquillo, un espacio dedicado a las exposiciones de arte en donde podían apreciarse piezas de bronce, esculturas y cajas de música.

Foto 2

El edificio La Esmeralda es, como decía Monsiváis, “una joya porfiriana en la que ahora deberían de descansar las suyas” [iii] –sus colecciones, adquiridas a partir de 1960– y compuestas por fotografías, miniaturas y maquetas, dibujos y caricaturas;  grabados, partituras y elementos de la vida cotidiana que aún hoy reflejan el contexto socioeconómico y político de México a través de obras de: José Miguel Covarrubias, Guillermo Kahlo, Diego Rivera, José Guadalupe Posada, Susana Navarro y otros, creando así, una dualidad entre el contenido museal y el continente arquitectónico.

Foto 3

Dentro del Museo –de planta libre– [iv] los visitantes pueden  realizar recorridos no secuenciales en los que de manera conjunta es posible apreciar, por un lado, la exposición en sí, y por otro, los elementos originales de La Esmeralda: paredes de mármol de carrara blanco ubicadas junto al elevador frente a la sala de lectura, ventanales en el cuarto piso o en el primero y el segundo, así como columnas herederas de las primeras estructuras de hierro del país, y techos con elementos decorativos que desde el punto de vista arquitectónico y museográfico son  adoptados como herramientas expositivas y complementarias a cada exhibición,  permitiendo así que el edificio La Esmeralda sea: una  obra de arte por sí misma, un recurso didáctico y  un objeto atemporal que se modifica de acuerdo a su entorno y a las necesidades de sus públicos.

Foto 4

Finalmente el Museo del Estanquillo [v] es un referente del legado francés en México, que albergando piezas  ajenas a sus propias características de tiempo y espacio, construye posibilidades entre distintas dimensiones: la arquitectónica, la museográfica y las propias de la colección y sus lecturas.

Foto 5

 

Agradecimientos, fotografías (2 a 5)  e información adicional

Maestra Ana Laura Peña Aguilar: Encargada de la sala de lectura del Museo del Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis

Licenciado Henoc de Santiago Dulché: Director del Museo del Estanquillo Colecciones Carlos Monsiváis.

Maestro Fernando Almarza Rísquez

 

Referencias

Mendoza Cruz, Ángel. (2007) Obras Web. Arquitectura. Museo del Estanquillo. Recuperado el 05 de mayo de 2017, de http://www.obrasweb.mx/arquitectura/2007/06/06/museo-del-estanquillo

Pérez-Siller, Javier y  Cramaussel, Chantai (Eds.) 1993. El comercio: una red nacional. EN México Francia: Memoria de una sensibilidad común; siglos XIX-XX. Tomo II. EN Pérez Siller, Javier.  Los inmigrantes: miradas e intereses. Inversiones francesas en la modernidad porfirista: mecanismos y actores. México: Centro de estudios mexicanos y centroamericanos. doi:10.4000/books.cemca.823 Recuperado el 03  de octubre de 2017, de http://books.openedition.org/cemca/836?lang=es#ftn43

Ibíd., foto 1: Edificio La Esmeralda. Recuperado el 03 de octubre de 2017, de http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/836/img-17.jpeg

[i] Hoy, estas calles se llaman Isabel la Católica y Francisco I. Madero y están ubicadas en el centro histórico de la Ciudad de México.

EN Pérez-Siller, Javier y  Cramaussel, Chantai (Eds.) 1993. El comercio: una red nacional. EN México Francia: Memoria de una sensibilidad común; siglos XIX-XX. Tomo II. EN Pérez Siller, Javier.  Los inmigrantes: miradas e intereses. Inversiones francesas en la modernidad porfirista: mecanismos y actores.

[ii] Nombre que se mantiene hasta la fecha y que ha unido a su firma negocios como Liverpool y El Palacio de Hierro.

[iii] Mendoza Cruz, Ángel. (2007) Obras Web. Arquitectura. Museo del Estanquillo.

[iv] En términos arquitectónicos, un museo de planta libre es aquel que tiene la menor cantidad de paredes de carga en su interior, posibilitando así la creación de un espacio (casi o totalmente) abierto para el manejo y distribución de sus colecciones.

[v] Que forma parte de la red de museos para personas con discapacidad .

Daniela Ekdesman Levi

Daniela Ekdesman Levi

Maestra en Educación Superior; escritora, editora y gestora cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.