Mediación en el museo [Parte 1]. Objetivos y funciones del mediador

Los museos no son simplemente espacios de exposición, sino se conciben como entornos en los que suceden procesos de comunicación, aprendizaje y diálogo entre distintos interlocutores: curadores, educadores, artistas, visitantes presenciales y virtuales. Todos ellos propician el establecimiento de vínculos significativos en el espacio museístico: Qué se dice, que se ve observa, a quién se dice, qué respuestas existen, qué otras preguntas se plantean.

 

Dentro de las áreas educativas de los museos se forman los mediadores, interlocutores cuyo propósito es deconstruir y dar sentido a los contenidos expositivos, en recorridos guiados y conversaciones, para permitir mayor involucramiento de los visitantes. En pocas palabras, la labor didáctica del mediador consiste en abrir paso a posibles conexiones y significados –desde la indagación, la reflexión, el descubrimiento personal y social– y, consecuentemente, modificar pensamientos, actitudes y experiencias.

 

Uno de los principales objetivos de los museos es la educación, de ahí que adquieran un rol social importantísimo como dispositivos pedagógicos en colaboración –al mismo tiempo que independientes– con la escuela, la casa y la calle. El trabajo de las áreas educativas debe desarrollarse a través de metodologías cuidadosamente seguidas, aplicadas y monitoreadas; en el caso del diseño de las experiencias mediadas (y compartidas) en el museo toman sus fundamentos y procesos de aproximaciones psicológicos y pedagógicos, como el enfoque sociocultural de mediación de Lev Vygotsky, la teoría de la modificabilidad estructural cognitiva de Reuven Feuerstein, entre otros.

 

“…el mediador, ayuda a otro a reconocer los rasgos significativos de su entorno, ya sea físico o social, ya sea de la experiencia inmediata o de la pasada. El mediador filtra y organiza los estímulos que de otra forma llegarían al sujeto “mediado” de una manera azarosa, y vuelve evidentes las relaciones entre los estímulos, cualesquiera que sea la naturaleza de éstas. En pocas palabras, el mediador ayuda a lograr un sentido del universo”.
-Lev Vygotsky, 1979

 

Acciones, tareas o funciones que cumplen los mediadores para guiar a los visitantes en sus procesos de aprendizaje en el museo:

 

  • Selecciona estímulos, los organiza y agrupa según la meta específica de la mediación. El mediador de un museo, así como un curador, investiga, clasifica, selecciona, relaciona y comunica.

  • Establece y desarrolla estrategias educativas de comunicación para entablar diálogos e interacciones con los visitantes y permitir su vinculación con el contenido del espacio. El papel del mediador es facilitar oportunidades de aprendizaje contextualizadas, según las necesidades de cada visitante.

  • Informa a los visitantes de las herramientas que existen a su disposición: Desde la ubicación de espacios en el museo hasta recursos didácticos, interpretativos y bibliográficos, como hojas de sala, materiales para maestros, equipamientos interactivos que, muchas veces, no se tiene conocimiento de su existencia.

  • Resuelve dudas con respecto al contenido expositivo del espacio y su utilidad específica para el visitante y sus necesidades. Por ejemplo: A los maestros y estudiantes les orientan en las posibles vinculaciones a contenidos curriculares particulares. Con las familias, pueden explorar las referencias prácticas o experiencias cotidianas que les permitan relacionar lo que observan con su mundo emocional e intelectual.

  • Conoce las necesidades de los visitantes y observa (estudia) sus respuestas ante los estímulos del espacio (objetos e ideas).

  • Construye, junto a otros recursos mediadores (herramientas museográficas, espacio, etc.) y los visitantes la experiencia de visita al museo. Cada interlocutor participa como mediador y mediado, en uno u otro momento; lo importante es que la interacción entre cada uno se vuelva horizontal y complementaria.

  • Y, una de las tareas más difíciles: Ha de valorar la mediación sin interferir en la apropiación individual del conocimiento y la aprehensión autónoma de los objetos y sus discursos.

 

 

¿Qué otras acciones, funciones o prácticas deben realizar los mediadores en los museos?

 

¿Cuáles son las capacidades, competencias, actitudes y valores necesarios para la formación de los mediadores en relación a sus responsabilidades?

 

Texto /

nayeli@nodocultura.com

Historiadora del arte y maestra en museografía didáctica. Desde 2006, trabaja en el ámbito museístico, en la asesoría estratégica y metodológica de las áreas educativas. Es co-fundadora de NodoCultura.

2 Comentarios

Escribe un comentario