¿Quiénes visitan los museos? [Tipologías]

Los interlocutores que participan en el museo, entre ellos los mediadores y los visitantes, facilitan el establecimiento de vínculos en el espacio. En esta relación o diálogo, el público no es un grupo homogéneo, sino individuos autónomos que reaccionan, piensan, sienten y construyen significados, en relación a los contenidos, al espacio, a su conocimiento previo, a sus conversaciones, a sus acciones, a otras personas.

 

¿Quiénes son estos individuos que visitan los museos? ¿Cómo se relacionan y aprenden?

 

 

Algunas tipologías de visitantes

 

Según su presencia en el espacio o centro: Cautivo (presencia constante en el lugar), virtual (se vincula a través de plataformas informáticas, como las redes sociales) y potencial (no se presenta en el espacio, pero es susceptible a ser atraído por la oferta que se encuentra ahí).

 

Según el contexto en el que se encuentra: Dentro de este rubro se encuentran tanto los objetivos o razones de visita, como las diferencias organizativas de la misma. La clasificación del contexto de los usuarios en relación a su visita puede ser tan variada como motivos existan; sin embargo, los principales rubros en espacios museísticos son el contexto escolar, el familiar (ocio, fin turístico, interés, etc.), y el público con necesidades educativas especiales.

 

Según la edad de los visitantes: En términos generales, la edad de los visitantes es clasificada con respecto a su nivel escolar, por ejemplo, niños en edad preescolar (hasta 6 años), educación primaria (de 6 a 12 años), adolescentes en educación secundaria (12 a 15 años), adolescentes en educación preparatoria (15 a 19 años), jóvenes, adultos y adultos mayores.

 

Según el estilo de aprendizaje o modo de procesar información (categorías de Honey y Mumford): Activo (actúa, toca, acciona, resuelve), reflexivo (observa, escucha, analiza, busca causas y razones), teórico (organiza lógicamente, deduce, sintetiza, descubre)  y pragmático (experimenta, aplica, resuelve).

 

Estos rasgos cognitivos, afectivos y fisiológicos se diferencian de la Teoría de las Inteligencias Múltiples propuesta por Howard Gardner, que aborda las diferentes capacidades por medio de las que se aprende.
Existen muchas y muy variadas tipologías que describen a los visitantes, desde generales hasta específicas y personales. Sin duda, conocer a nuestros visitantes supondría ser una constante sistemática (incluso una condición) para diseñar, planear y monitorear la oferta expositiva, educativa y comunicativa de los espacios.

 

¿Cómo se modifica nuestra labor si nuestro visitante ya ha dejado de asistir al museo, si aún está por conocerlo, si lo recorre en silencio, si lo visita acompañado, si busca interactuar con los objetos o con otras personas?
+ artículos

Indagamos en los terrenos comunes y escenarios de contradicción de los museos y el patrimonio.

Escribe un comentario