Palabras cliché del léxico museístico

Diferentes mundos, diferentes contextos, diferentes actores y diferentes luchas
requieren de diferentes estrategias.
Andrea Cornwall

 

“Se dice que…”, “expertos piensan que…”, “estudios señalan que…”. El argumento de  autoridad (argumentum ad verecundiam) está muy presente en el lenguaje que usamos en los museos, tanto en los discursos curatoriales como en la comunicación de nuestra labor, en nuestras justificaciones y práctica misma; y quizá ninguno de nosotros podamos esquivar el uso de la voz pasiva, de los adverbios y adjetivos indefinidos (ni en este texto).

 

Además de este tipo de falacia, pareciera inevitable usar términos cliché, voces que de tanto uso las hemos desgastado. En inglés, se llaman buzzwords –como las llamaré en adelante– y el diccionario Merriam Webster las define como palabras o frases técnicas que suenan importantes, pero que contienen poco significado[1], mismo que se interpreta ligado a un contexto social o cultural[2].

 

La antropóloga Andrea Cornwall plantea como un antecedente los “conceptos esencialmente disputados”[3] (impugnados o controvertidos), a aquéllos que consisten en una infinidad de interpretaciones, pero cuyo gran valor es el debate y controversia que generan (Iglesias, 2000). Éstos pueden resultar en términos aceptados que ganan poder gracias al acuerdo sobre su validez[4] (Cornwall, 2010).

 

Indagando cuáles son las palabras cliché en el léxico museístico y en el contexto hispanohablante[5], hace unos días, en las redes de NodoCultura, lanzamos las preguntas: “¿Qué palabras usamos de forma excesiva en los museos?, ¿hay algún término que hayamos desgastado?”. La mayoría de las respuestas se concentraron en las cualidades de la práctica y los procesos; éstas fueron algunas de ellas:

 

1. Accesibilidad (accesible)

2. Actividad paralela

3. Inclusión (inclusivo)

4. Creatividad (creativo)

5. Democratización

6. Disciplinar

7. Gestión

8. Horizontalidad

9. Innovación (innovador)

10. Mediación

11. Participación (participativo)

12. Públicos

13. Sostenibilidad

14. Templos del saber

15. Transversalidad

 

Además de estas palabras, Angélica Ávila compartió en Facebook el debate sobre la vigencia de la noción del valor intrínseco del patrimonio, a través de este texto. Por encima del signo –y de ahí el valor de los “conceptos esencialmente disputados”– a diferencia de la manera en que calificamos nuestras acciones (como en los ejemplos anteriores), estas interpretaciones responden a diferentes coyunturas, y así a sistemas éticos y legislativos.

 

 

¿Cómo construimos socialmente estos conceptos?

 

Brahm Capoor, desde la lingüística computacional, la neurociencia cognitiva, las ciencias políticas, la educación y la psicología, definió el patrón del ciclo de vida de las buzzwords (Capoor, 2017):

Elaboración propia, tomando como referencia el “patrón del ciclo de vida de las buzzwords” de Brahm Capoor (inicio, proliferación y declive).

 

Quizá en el campo de los museos el mayor problema no sea el sobreuso de los términos o la amplitud del sentido que le conferimos, sino que éstos no sean accionables y sean un adorno del lenguaje para denotar cierto nivel de autoridad, convirtiéndose en recursos para el diálogo superficial, improductivo y apolítico (Capoor, 2017).

 

 

¿El uso de estas palabras facilitan el entendimiento de la práctica?

 

Retar estas instituciones conceptuales dominantes se siente desorientado, sin embargo, como las mismas palabras y conceptos que uno “usa” para nombrar y clarificar prácticas orientadas al uso aún no están disponibles. Muy seguido, [estas prácticas] caen como presa léxica de un vocabulario heredado de la Modernidad.

Stephen Wright[6]

 

Habría que llevar a cabo el ejercicio de definir qué palabras deberíamos retirar de nuestro léxico y qué conceptos realmente sostienen la práctica museológica contemporánea[7]. Lo que necesitamos es ser más conscientes y analíticos de las palabras que estamos usando (Fishwick, 2016), y hacerlo requiere que en nuestras enunciaciones reflexionemos:

 

  • ¿Qué es lo que realmente queremos comunicar?, ¿qué es lo que alguien fuera del campo podría entender?
  • ¿Qué sinónimos y homónimos tiene ese concepto?, ¿agrega más valor que usar otro término o es una muletilla?
  • ¿Es en realidad un concepto esencialmente disputado? Es decir, ¿sus implicaciones aún son controversiales?
  • ¿Por qué estamos usando esa palabra específicamente?, ¿queremos denotar autoridad o es que las implicaciones sí se modifican?
  • Y, por último, ¿lo que decimos corresponde a lo que implementamos?

 

 

*Gracias a quienes comentaron en Facebook, Instagram y Twitter.

Seguimos invitándoles a agregar a esta lista.

 

**La imagen del texto está basada en la ilustración de Tara India.

 

 

 

 

Referencias

 

Cornwall, Andrea (2007). Buzzwords and fuzzwords: deconstructing development discourse, Development in Practice, 17:4-5, 471-484.

 

Capoor, B. (2017). A General Theory of Buzzwords: Synergistic Meta-Linguistic Paradigm Shifts, Inquiries Journal, 9(02). Recuperada de http://www.inquiriesjournal.com/a?id=1538, el 30 de enero de 2019.

 

Fishwick, Jim (2016). Six Museum Words to Make You Vomit, Medium. Recuperada de https://medium.com/@FimJishwick/six-museum-words-to-make-you-vomit-340d3904603c, el 1 de febrero de 2019.

 

Iglesias Vila, María (2000). Los conceptos esencialmente controvertidos en la interpretación constitucional, Doxa. Cuadernos de Filosofía del Derecho. Núm. 23.

 

Wright, Stepehn (2013). Toward a Lexicon of Usership. Recuperada de http://museumarteutil.net/wp-content/uploads/2013/12/Toward-a-lexicon-of-usership.pdf, el 22 de enero de 2018.

 

 

 

 

[1] https://www.merriam-webster.com/dictionary/buzzword

[2] Desde la semiótica social, el significado se interpreta en relación a las redes desde las que parte; siempre se encuentra en contexto.

[3] Término que introdujo el filósofo Walter Bryce Gallie, en 1956, para referirse a nociones abstractas que contienen tantas diferentes aplicaciones o interpretaciones que es difícil acordar su uso adecuado. Un ejemplo de “concepto esencialmente disputado” es “democracia”. Para leer más al respecto: https://www.redalyc.org/pdf/343/34301204.pdf

[4] Muchas veces ese acuerdo se da en los medios masivos de comunicación.

[5] Buscando ejemplos de buzzwords en museos, encontré dos referencias que abordaban este tema, ambas en inglés y, aunque hay coincidencias, también se destacan los intereses particulares de cada contexto:

  • Julia Kennedy de Museum Hack, en Beyond The Buzzword: Analyzing Museum Language, plantea tres palabras: engage (participar, involucrar, colaborar… en español, depende del contexto y uso), important (importante) y silo.
  • Jim Fishwick, en su texto Six Museum Words to Make You Vomit, propone llamarle musevoms a estas palabras: content (contenido), engage, meaningful (significativo), activate (activar), stories (historias), además agrega otras tantas como participatory (participativo), narrative (narrativo), innovative (innovativo), communities (comunidades), interdisciplinary (interdsiciplinar), co-create (co-crear), etcétera.

[6] Texto original: “Challenging these dominant conceptual institutions feels disorienting, however, as the very words and concepts one might ‘use’ to name and clarify use-oriented practices are not readily available. All too often, user-driven initiatives fall prey to lexical capture by a vocabulary inherited from modernity”. La traducción es propia.

[7] Stephen Wright, quien recientemente dio una conferencia verdaderamente magistral en el XIV Simposio Internacional de Teoría de Arte Contemporáneo (SITAC), escribió para el Museo de Arte Útil, Toward a Lexicon of Usership, en el cual propone reajustar el léxico existente sobre la práctica artística en términos de usuarios (y ya no desde autores) como categorías relacionales y dialécticas; además, incluye términos que considera emergentes (ontología doble, museo 3.0, imperformatividad, etcétera) y conceptos que deben ser retirados (autoría, autonomía, espectador, etcétera).

Texto /

nayeli@nodocultura.com

Historiadora del arte y maestra en museografía didáctica. Desde 2006, trabaja en el ámbito museístico, en la asesoría estratégica y metodológica de las áreas educativas. Es co-fundadora de NodoCultura.

1 comentario

  • Angélica Avila
    febrero 15, 2019

    Gracias por el artículo y más aún por la forma de construirlo con nosotros.
    Interesante el planteamiento, las fuentes y las preguntas para continuar la reflexión…

Escribe un comentario