Sobre “El museo de ciencia transformador: un ensayo a favor de la relevancia social del museo de ciencia contemporáneo”

Marcapáginas sobre:

El museo de ciencia transformador: un ensayo a favor de la relevancia social del museo de ciencia contemporáneo es un proyecto editorial y on line de Guillermo Fernández.

 

Editado en 2018, se encuentra disponible en su versión digital en: http://www.elmuseodecienciatransformador.org/; también puede adquirirse en Amazon.

 

*La imagen del libro que aparece en este texto pertenece al autor.

En los últimos veinticinco años el número de museos de ciencia se ha multiplicado por diez, pasando de trescientos a tres mil en todo el mundo.

Este rápido —y excitante— crecimiento ha traído aparejado un acelerado desarrollo que probablemente no siempre haya sido todo lo sostenible, efectivo, equilibrado y progresivo que hubiese sido de desear desde el punto de vista social y profesional.

 

 

El museo de ciencia transformador es un ensayo que propone una amplia reflexión global sobre el papel de los museos de ciencia en la sociedad contemporánea. Este texto está disponible como libro en papel a la venta, aunque también se ofrece íntegra y abiertamente on line para su lectura en: www.elmuseodecienciatransformador.org. En buena medida «El museo de ciencia transformador» aspira a ser un proyecto colaborativo que en el futuro se vaya desarrollando con las contribuciones de sus eventuales lectores.

 

Los museos de ciencia —que se desarrollaron intensamente durante el pasado siglo— han pasado de ser fines en sí mismos a constituirse en la actualidad como medios de comunicación al servicio de distintos propósitos de comunicación científica. Este relativamente reciente enfoque social que los identifica como medios al servicio de la comunicación o la divulgación de la ciencia, hace que los museos de ciencia constituyan una disciplina en gran medida nueva. Aunque los museos de ciencia existan desde hace siglos, entendidos como un medio de comunicación social son establecimientos recientes y, debido a ello, todavía faltos de desarrollo profesional. Desde este punto de vista, por lo tanto, el museo de ciencia contemporáneo se podría entender como una herramienta para la comunicación científica que emplea especial y prioritariamente el recurso comunicativo del lenguaje museográfico.

 

En los casos más afortunados, profesionales brillantes sacan adelante excelentes museos de ciencia trabajando con pasión y entrega en el contexto de amplios equipos humanos, una agudeza —a menudo aportada por ciertas individualidades— que les permite paliar hasta cierto punto las limitaciones formativas inherentes a un joven sector. En otros casos mucho menos celebrados, los museos de ciencia contemporáneos se desarrollan en contextos en los que unas indiscutibles buenas intenciones lamentablemente no vienen acompañadas de la formación adecuada. Los museos de ciencia pueden devenir entonces tierras de nadie en las que campan por sus respetos el adanismo y la improvisación, frecuentemente en el contexto de una acusada confusión estratégica agravada por una agitada gestión ejecutiva. En algunos casos, una generalizada tendencia social hacia la mercantilización de los servicios, así como la ponderación frecuentemente sólo cuantitativa del impacto de cualquier iniciativa abierta al público, ha podido tener el efecto de reducir algunos proyectos de museos de ciencia a una oferta de ocio más —quizás con cierto barniz cultural— en la que la ciencia puede resultar paradójicamente desaparecida; ello en detrimento de cultivar el concepto de un establecimiento verdaderamente comprometido con la transformación social y cultural de una comunidad. En estos casos, los beneficiarios del museo pueden haber acabado siendo más el objeto de un servicio que el sujeto de una transformación, algo que con facilidad puede derivar el enfoque del museo hacia un servicio más de entertainment. Eclecticismo y dinamismo se confunden en estos casos con dispersión y precipitación, y puede acabar diluyéndose la función del museo de ciencia y su importante rol en la sociedad.

 

En este ensayo se apuesta por el museo de ciencia contemporáneo como una organización trascendente y relevante: un espacio singularísimo y de talante profundamente social que aspira a transformar la cultura científica de su comunidad manteniendo a la vez un enfoque global. Un museo que dedica sistemáticamente recursos a constatar hasta qué punto consigue sus finalidades, a fin de mantener siempre un espíritu de búsqueda de la excelencia en el desarrollo de los ideales y valores de su misión social.

 

En el contexto de todo lo anterior, se reivindica también el lenguaje propio de ese medio de comunicación que es hoy el museo de ciencia contemporáneo: el lenguaje museográfico. Este libro aboga, pues, por los activos de este lenguaje singular y autónomo en un contexto museístico en el que a veces —y muy paradójicamente— es poco comprendido y menos usado, en favor de otros lenguajes que ya disponen de sus propios espacios y recursos. En este empeño, la exposición, como producto propio y singular del lenguaje museográfico, complementará a otros medios y lenguajes para la cultura científica conviviendo con ellos, pero no confundiéndose con ellos.

 

Frente a un concepto de museo de ciencia que en ocasiones resulta más difuso que diverso al identificar su papel social y los recursos comunicativos empleados, se apuesta por un museo de ciencia transformador, plena y eficazmente centrado en las necesidades de sus públicos y también en aquella forma de comunicar ciencia que se corresponde con el lenguaje que le es propio y autóctono. El libro plantea algunos fundamentos museísticos generales y propone que podrían configurar la base conceptual de un eventual museo de ciencia contemporáneo que pretenda determinadamente obtener una relevancia social. Y lo hace desarrollando seis aspectos concretos que un museo de ciencia contemporáneo podría esgrimir como elementos básicos clave para conseguir este impacto ciudadano que le permitirá ocupar el espacio ciudadano al que está llamado en las sociedades del siglo XXI.

Texto /

nuestrasnubes@gmail.com

Consultor independiente de museos de ciencia. Colabora con diversas iniciativas docentes y publicaciones sobre museos.

Escribe un comentario