El Museo Empático. Del diseño a la transformación

RESUMEN

El punto de partida del diseño, del desarrollo de recursos museográficos y/o educativos, de la programación educativa en los museos, son –o suponen ser– las personas. Considerar que uno de los propósitos del museo es representar, exponer y comunicar objetos significativos y relevantes para la comunidad requiere de empatía para reconocer las concepciones, las motivaciones, los deseos, los retos, y los valores de los públicos y de los usuarios.

 

Dentro del diseño centrado en personas, la empatía es uno de los primeros y más constantes pasos a realizar en el desarrollo de una solución. Dentro de este método y en el ejercicio museológico, la empatía ha de ser un hábito para entender y mantener a nuestros públicos en el centro de nuestras investigaciones. “La práctica museística necesita de una transformación consciente. Para que los museos sigan siendo útiles y valiosos para sus usuarios –personal y visitantes– y comunidades, tienen que trabajar desde una posición cívica y social, y actuar conforme a ella. En vez de realizar ejercicios aislados y temporales, tenemos que trabajar desde una perspectiva sistémica en la que el uso del museo signifique algo duradero”. Esta propuesta retoma el Modelo de Madurez del grupo The Empathetic Museum (traducido al español por Nayeli Zepeda y editado por Daniela Ekdesman Levi) para ir del diseño a esa transformación.

 

*La primera presentación de esta propuesta se realizó en el Palacio de Minería, en la CDMX, en 2017.

AÑO

2018

DESARROLLADO POR

Nayeli Zepeda