KUSHA. Hablemos de residencias y resiliencias